Antonio Scarpa (1752-1832)

antonio scarpaNació en Motta di Livenza, en el Friuli (Venecia), de una familia humilde. Como otros de nuestros grandes personajes, Scarpa era un virtuoso en muchos campos: un gran anatomista y cirujano, hábil tanto como ortopeda como oftalmólogo, irreprochable latinista, un gran maestro del sarcasmo (a veces cruel), atractivo profesor y un excelente dibujante-grabador (trabajó con el gran grabador italiano Faustino Andernoli) que ilustró sus propias obras. A los quince años ingresa, sabiendo ya latín, auspiciado por un tío sacerdote, en la Universidad de Padua, donde estudia con Morgagni al que le une una sincera amistad recíproca en admiración y respeto. Morgagni muere poco despues de la licenciatura de Antonio, quien lee para su anciano maestro los clásicos latinos, especialmente a Platón, que deleitaba a Morgagni. Pasa después, cuando aún no tenía veinticuatro años, como profesor de Anatomía a la Universidad de Módena, no tarda en publicar sus primeros trabajos: De structura Fenestrae Rotundae Auris, et de Tympano Secundario Anatomicae Observationes, donde aclara y estudia el laberinto membranoso del oído interno y la dedica a Francisco III. En 1778 publica un trabajo sobre el sistema nervioso: Anatomicarum annotationum liber primus de gangliis et plexibus nervorum. Se embarca en un viaje de estudios entre 1778-1781, va a Francia y en París se relaciona con el anatómico Vicq d’Azyr; por otra parte, y en Inglaterra conoce y asiste a las clases de William y John Hunter, llegando a ayudar a Percival Pott en intervenciones quirúrgicas. En 1783, con la ayuda de otro italiano introducido en Prusia amigo de José II, al que ya conocemos por fundar el Colegio Josefino en Austria, Giovanni Brambilla, acepta la cátedra de la Universidad de Pavía. Desde allí viaja con Alessandro Volta (17451827) a la Europa Central, para ampliar estudios. En 1794 escribe su Tabulae Neurologicae, donde describe por primera vez los nervios del corazón; además son conocidas sus investigaciones en oftalmología inventando el procedimiento de la iridodiálisis; así mismo hizo un calzado para el pie zambo que fue modelo durante años en ortopedia. Con las contiendas napoleónicas, fue expulsado de la Universidad y más tarde restituido por el propio Napoleón I. Escribe y dibuja su doble folio en 1809, Sull ́ernie Memorie AnatomoChirurgicale, con veinte láminas anatómicas preciosas, que inmediatamente se tradujo al francés en 1812: Traité practique des hernies., al alemán en 1813 y al inglés en el 1814; fue leído así y reconocido por muchísimos cirujanos. Sus contribuciones más importantes son: el triángulo de Scarpa, la descripción de la hernia deslizada y la fascia de Scarpa (lámina fascicular que separa en dos capas el tejido celular subcutáneo de la región inguinocrural, llamada por otros de Camper).

testa Antonio ScarpaScarpa, quizá engreido por su éxito, también como tantos otros que conocemos, una vez retirado en Pavía, ejerció su autoridad de un modo despótico, despiadado y tiránico («Malas bases son del poder obligar a miedo a súbditos o vasallos [...] Solo el que manda con amor es servido con fidelidad», como dice nuestro Quevedo); como director permanente de la Facultad, controlaba la formación quirúrgica, fue vengativo con algunas personas y cuando murió su reputación fue cuestionada y sus logros despreciados sistemáticamente durante muchos años; muere el 30 de Octubre de 1832, a los 84 años de edad, tan longevo como De Gimbernat, víctima de una nefropatía, después de haber sufrido dolorosos trastornos urinarios durante cinco años: Sic transit gloria mundi.

©2013 Sociedad Hispanoamericana de Hernia | Aviso legal | diseño web lamosquita | desarrollado en wordpress