Prevention of parastomal hernia by intraperitoneal onlay mesh reinforcement at the time of stoma formation

P. Hauters • J.-L. Cardin • M. Lepere • A. Valverde • J.-P. Cossa • S. Auvray

Hernia (2012) 16:655–660

La hernia paraestomal es una complicación muy frecuente tras la creación de una colostomía permanente. El objetivo de este estudio es determinar la seguridad y el efecto preventivo sobre la aparición de una hernia paraestomal (PSH) de la colocación de una prótesis de refuerzo de la pared abdominal en situación intraperitoneal por vía laparoscópica (IPOM) en el momento de la realización del estoma.

Este estudio prospectivo multicéntrico incluye 20 pacientes intervenidos  entre 2008 y 2010 para tratar un carcinoma rectal bajo. Los pacientes fueron sometidos a una amputación rectal abdómino-perineal que se completó con el refuerzo de la pared abdominal (IPOM) mediante la colocación de una prótesis compuesta circular sobre el estoma, centrado en él y cubriendo el colon lateralizado.

Los pacientes, 8 hombres y 12 mujeres con una media de edad de 69 años (rango 44-88) tenían un índice de masa corporal medio de 27 (rango 21-35). El análisis se centró principalmente sobre la duración de la intervención quirúrgica, las complicaciones relacionadas con la prótesis y la aparición de la hernia paraestomal.

Los pacientes fueron evaluados un mes tras la intervención quirúrgica y luego cada 6 meses mediante exploración física y la realización de una TAC. Para clasificar la Hernia Paraestomal se utilizó la clasificación radiológica de Moreno-Matias y Serra- Aracil.

La cirugía se realizó  por vía laparoscópica en 17 casos y por laparotomía en 3. En 12 pacientes se realizó una colostomía extraperitoneal y en 8 transperitoneal. El tamaño medio de la prótesis fue de 15 cm (rango: 12-15). El tiempo medio de la intervención quirúrgica fue de 225 min (rango: 175-300) y el tiempo empleado en la colocación de la prótesis fue de 15 min (rango: 12-30). Un mes después de la cirugía un paciente presentó una estenosis leve del estoma que se trató con éxito mediante dilataciones. Con un seguimiento medio de 24 meses (rango:6-42) no se encontró ninguna otra complicación potencialmente relacionada ni con el uso de la prótesis y no hubo necesidad de retirar ninguna de ellas.

En la exploración clínica, un paciente (1\20= 5%) presentó abultamiento del estoma que apareció meses después de la cirugía y era asintomático. La TAC confirmó la ausencia de Hernia paraestomal en todos los pacientes con exploración clínica normal y reveló la existencia de una hernia paraestomal Tipo 1ª, en el paciente que presentaba abultamiento. En el seguimiento de este caso de hernia, durante 36 meses, no se presentó agravamiento clínico ni radiológico, permaneciendo el paciente asintomático.

Los autores concluyen que con un 95% de éxito en su estudio, el refuerzo con prótesis de la pared abdominal mediante la técnica IPOM en el momento de la formación de la colostomía terminal constituye un procedimiento prometedor.

Una desventaja de esta técnica es la posibilidad de desarrollo de una hernia con el mismo asa del estoma (Tipo 1a) al deslizarse el colon entre la prótesis que lo recubre y la pared abdominal. Sin embargo, el riesgo es bajo y, en nuestra serie, no se han observado consecuencias clínicas adversas para el paciente.

©2013 Sociedad Hispanoamericana de Hernia | Aviso legal | diseño web lamosquita | desarrollado en wordpress